Búsqueda de vida inteligente.

Proyecto SETI.
Acrónimo del inglés Search for ExtraTerrestrial Intelligence, búsqueda de inteligencia extraterrestre.
Bajo estas siglas existen numerosos proyectos de búsqueda de vida extraterrestre más allá de la Tierra, desde mandar distintos tipos de señales al espacio a captar señales electromagnéticas mediante radiotelescopios. Por el momento no se han captado ningún tipo de señal de clara procedencia extraterrestre aunque tenemos algunas señales candidatas a ello.
Existe un proyecto denominado SETI@Home que está siendo usado por millones de personas en el mundo mediante computadoras personales procesando información capturada por el radiotelescopio de Arecibo en Puerto Rico. El Allen Telescope Array (ATA) en California ha sido uno de los proyectos más importantes relacionados con SETI.

Y aquí llegamos al meollo de todo esto:
¿POR QUÉ NO ENCONTRAMOS SEÑALES EXTRATERRESTRES?
Existen muchas respuestas a esta pregunta.
La principal respuesta es que no estamos buscando las señales correctas.
Los radiotelescopios están buscando señales en la frecuencia del hidrógeno ya que es el elemento más abundante en el universo, sobre todo el hidrogeno neutro, que es una clase de señal de onda de radio que atraviesa prácticamente todo lo que hay, nubes de polvo, galaxias, nebulosas, así que una señal mandada en condiciones o con una frecuencia determinada nos puede dar una pista de señal extraterrestre. De momento no hemos hallado nada.
Debido a esto se desarrolló la siguiente teoría o paradoja.
Paradoja/principio de Fermi.
La creencia común de que el Universo posee numerosas civilizaciones avanzadas tecnológicamente, combinada con nuestras observaciones que sugieren todo lo contrario es paradójica sugiriendo que nuestro conocimiento o nuestras observaciones son defectuosas o incompletas.
La respuesta de Fermi a su paradoja es que toda civilización avanzada desarrollada en la galaxia, desarrolla con su tecnología el potencial de exterminarse tal y como percibía que estaba ocurriendo en su época, este científico cuando desarrolló su teoría estaba trabajando en el proyecto Manhattan, el desarrollo de la bomba atómica. El hecho de no encontrar otras civilizaciones extraterrestres implicaba para él un trágico final para la humanidad.
Esta paradoja es utilizada por los científicos menos proclives a pensar que pueda existir o que podamos captar señales de vida extraterrestre.
Después de esta formulación un astrónomo Frank Drake elaboró una fórmula para tratar de saber cuantas civilizaciones extraterrestres existen.

Ecuación de Drake.
Es una ecuación formulada por el radioastrónomo Frank Drake con el propósito de calcular el número de civilizaciones extraterrestres que se pueden hallar en el Universo.
Paso a detallar dicha ecuación:

N=R·fp·ne·fl·fi·fc·L

N       representa el número de civilizaciones que pondrían comunicarse en nuestra galaxia, que es lo que queremos hallar.
R       es el ritmo anual de formación de estrellas adecuadas para dichas civilizaciones.
fp      es la fracción de estrellas que tienen planetas en su órbita.
ne     es el número de planetas que orbitan la zona de habitabilidad de dicha estrella, es decir, donde el agua puede permanecer en estado líquido.
fl       es la fracción de planetas en dicha zona de habitabilidad en donde se ha desarrollado vida.
fi       es la fracción de esos planetas donde la vida inteligente se ha desarrollado.
fc       es la fracción de planetas donde se ha desarrollado vida inteligente e intentan comunicarse
L       es el tiempo medido en años donde una civilización desarrollada tecnológicamente puede existir y comunicarse antes de su desaparición.

¿Dónde está el truco en esta ecuación?
Los valores son totalmente aleatorios, no sabemos con exactitud que cantidades debemos colocar. Existen cálculos de menos de una civilización a diez millones de civilizaciones.
Inconvenientes de esta ecuación:
Esta ecuación no tiene en cuenta las características intrínsecas de cada planeta, el tipo de estrella, situación del sistema estelar en la galaxia, planetas vecinos y de que tipo, satélites que orbitan dichos planetas o que haya satélites que alberguen vida los cuales orbitan planetas supermasivos, incluso la duración de sociedades tecnológicamente avanzadas que emitan señales, solo nos podemos basar en nuestra propia experiencia y no hablo de autodestrucción que es lo que se refiere el autor de la ecuación sino de desaparición porque también habría que tener en cuenta posibles desastres cósmicos como explosiones de supernovas, choques planetarios, cometas y un largo etcétera de catástrofes.

Teoría de Cuello de Botella de Gaia.
Astrobiólogos plantean una explicación no muy optimista, una teoría a la que llaman Cuello de botella de Gaia. A su juicio, los alienígenas no existen no porque sean un imposible fantástico propio de las películas de ciencia ficción, sino porque la vida en otros planetas probablemente fue muy breve, acabó muy rápido debido al calentamiento desbocado o al enfriamiento en esos mundos. La conclusión es que los alienígenas están muertos, extinguidos porque la vida temprana es frágil, por lo que rara vez evoluciona con la suficiente rapidez para sobrevivir -añade-; la mayoría de los ambientes planetarios son inestables cuando nacen. Para producir un planeta habitable, las formas de vida necesitan regular los gases de efecto invernadero, como el vapor de agua y el dióxido de carbono para mantener estables las temperaturas de la superficie.

Conclusiones personales.
Eso de búsqueda de vida extraterrestre “inteligente” deberíamos de reformularlo por algo así como “Búsqueda de vida extraterrestre autoconsciente con tecnología avanzada”.
Lo de inteligente es de coña marinera ¿verdad? no considero que lo que hacemos en este pequeño planeta sea precisamente “inteligente”.
Una de las paradojas que se dan en la búsqueda de civilizaciones extraterrestres es que debes de tener una tecnología avanzada para emitir y captar señales ya que si están en la Edad Media no te enteras de su existencia o ¿no los consideraríamos inteligentes? Lo mismo podría haber sucedido a la inversa, la tecnología que tenemos es de hace escasamente 100 años, así que en los otros 250.000 años aproximadamente de existencia de la humanidad nadie se hubiese enterado de nuestra existencia si es que hay alguien ahí fuera que está buscando señales.
Nosotros desde el desarrollo de la televisión y la radio estamos mandando señales al espacio, ahora lo hacemos de una manera deliberada y por otro lado, si no quieren emitir señales de una manera deliberada quiénes somos para perturbar la paz de esa civilización. ¡Somos unos auténticos metomentodos!
Respecto a las teoría o fórmulas antes descritas, se realizaron en una época donde se estaba desarrollando la bomba atómica luego las conclusiones que tuvieron fueron un poco negativas, también hay que tener en cuenta que no tenían el desarrollo tecnológico que poseemos hoy en día y los descubrimientos que estamos realizando, creo que deberíamos replantearnos seriamente estas teorías por obsoletas o reformularlas porque para que se desarrolle vida en un planeta es algo mucho más complejo que simplemente ese planeta se sitúe en la zona de habitabilidad de su estrella.
El descubrir civilizaciones avanzadas supondría un hito en la historia de la humanidad, el problema es la tremenda distancia entre las estrellas para mantener un contacto continuado que por otro lado sería inviable.

Preguntas a responder:
Si detectamos una civilización alienígena, ¿comunicaríamos el descubrimiento a la humanidad o nos lo callaríamos? Evidentemente las implicaciones de todo tipo serían enormes, religiosas, políticas, sociales, económicas, y no creo que ni el 99% de la población esté preparada para semejante noticia.
¿Existe un protocolo para la comunicación de estos descubrimientos o lo haremos sobre la marcha?
¿De qué hablaríamos o cómo?
¿Qué intenciones tienen?

Bibliografía:
Wikipedia
NASA
ESA
Astromia.com
Universidad Nacional de Australia (UNA)


Entradas más visitadas.

La Navidad.

Supersticiones.

Animales y mascotas.

Año Nuevo, ¿Vida Nueva?

ELLA.

VIOLENCIA.

Enfermedad.

Ilusión, trabajo, cansancio.

La amistad.

El tiempo.