Las Vacaciones.

La mar y el típico pueblo de costa.
Sí, las Vacaciones con v mayúscula porque es esa época del año generalmente en verano que todo el mundo espera y que casi siempre se planifica desde que se acaban las Vacaciones anteriores. Las Vacaciones han cambiado o evolucionado mucho desde que tengo uso de razón de lo que son/eran. Cuando era un chaval evidentemente el planteamiento era totalmente distinto, todo consistía en ser buen estudiante y luego disfrutar de ese tan bien merecido estado de no hacer nada durante tres meses. Por aquel entonces mis padres que evidentemente eran mucho más jóvenes junto con mi hermano y yo alquilaban siempre un apartamento durante un mes que alguien ponía en alquiler para sacarse un dinerillo durante esta época, nos dirigíamos a Laredo (Cantabria) de donde es natural mi padre y disfrutábamos de la playa y de la familia que teníamos y tenemos allí. Esto siempre se producía en Agosto, no entiendo porque todo el mundo cogía las vacaciones en Agosto siempre pensé que Julio era un mes mucho mejor pero alguna razón habrá.

Eran épocas de bicicletas, partidos de fútbol en la playa, baños en la mar, alguna escapada a alguna campa cercana pero siempre con la referencia de la mar, verbenas, fiestas del pueblo, ir al muelle a ver las descargas de los pescadores, idas y venidas por todas partes. Casi todo esto con el tiempo se ha ido perdiendo y no porque haya ido cumpliendo años, el muelle de pescadores se ha convertido en un puerto deportivo, las verbenas han dejado paso a las discotecas y karaokes, el fútbol en la playa se ha convertido en voley-playa en unos sitios acotados a tal efecto, las bicicletas van por el carril bici, el mercado se ha trasladado a otros sitios ... como siempre todo cambia.

Más y más apartamentos.
Recuerdo con añoranza ese pan que hacían allí en ese tiempo, los huevos fritos con patatas fritas que hacía mi madre en las cenas, lo digo porque siempre me sabían de una manera distinta, todo era más tranquilo y pausado. Aquellas épocas eran épocas pre-burbuja inmobiliaria, pueblecitos pequeños pesqueros donde todo el mundo se conocía, luego vino el boom urbanístico que acabó con las diferencias y que minimalizó todo, bloques y bloques de apartamentos, por poco nuestros mandamases no acaban alicatando las playas y los montes y todo el mundo con su segunda vivienda menos nosotros. En estas épocas, años 70 y 80 del siglo XX, no estaba tan desarrollado el transporte, me martirizaba y acababa mareado con esas caravanas que se formaban tanto de ida como de vuelta que duraban 3 o 4 horas para unos 60 kilómetros de distancia, un auténtico suplicio. Ahora todo es más rápido han construido la autopista del Cantábrico, como mucho se tarda 45 minutos y en autobús, ya no se forman esas caravanas a menos que haya accidentes.

Todo esto concluye cuando empiezas a trabajar sobre todo cuando no es un trabajo continuo. Mis padres siguieron por su cuenta con algún familiar más disfrutando de este momento de asueto, ya en otro lugar, mientras que yo debía planificarme otro tipo de vacaciones durante el año. Esta situación duró bastante tiempo, aplicábamos el cada uno por su lado y de vez en cuando algún año podíamos coincidir todos para seguir con las viejas costumbres. Siempre hemos ido a la playa, somos más de costa que de montaña, sierra o interior, ponernos morenos y quemarnos, no lo hagáis no es sano, era todo uno, las piscinas no ha sido nunca lo nuestro. Se puede decir que a partir de la década de los 90 del siglo XX es cuando empieza el desarrollo del transporte, autovías y autopistas, líneas de tren de alta velocidad, <<vuelos de avión más baratos>>, coches más cómodos y la locura por pasar las Vacaciones fuera del país, vamos que el que no lo hacía era un Don Nadie. Nosotros seguimos igual de hecho yo no he pisado un avión en mi vida aunque tengo previsto hacerlo algún día. Esta situación también duró bastante tiempo, son dos épocas muy diferenciadas.

La tercera época viene cuando ya por impedimentos de salud mis padres ya no pueden viajar a ninguna parte, esto comenzó hará unos diez años. Las Vacaciones en estos momentos para mi son un recuerdo del pasado ya que tienes que quedarte en casa haciendo guardia de mis mayores porque se encuentran bastante limitados, lo cualo no me impide ver lo que la gente hace a mi alrededor.

El Guggenheim de Bilbao.
Las Vacaciones hoy en día las personas las tienen bastantes repartidas durante el año, ahora también aprovechan los fines de semana para desaparecer, las comunicaciones son más rápidas y fiables. Todos llevan esas maletas con ruedas tan características de los viajeros de autobús o tren, en la época de viajes les oigo desde casa como ruedan por la calle. Muchos deciden coger Vacaciones en otras épocas del año más por una cuestión económica que por costumbre, las familias ya no son tan numerosas y existen parejas del mismo sexo, todo esto lleva a que la oferta que se realiza del sector turístico sea mucho más amplia y diversa, el turismo sexual está en auge para cualquier clase de inclinación sexual que se tenga cosa que hace 20 años no existía. Ofertas de todo tipo hay por doquier, vamos que el que no se va es porque no quiere o no puede. Están continuamente ampliando aeropuertos, terminales de autobús y líneas de tren de alta velocidad, bienvenido sea todos esto, espero que hallamos aprendido lecciones del pasado respecto a esto, los que son de este bendito país lo entenderán.También el turismo de museo e incluso el turismo astronómico está en boga, lugares donde tengan cielos despejados para observar el cielo nocturno es una buena inversión de trabajo y de ocio. Las Vacaciones vienen bien sobre todo porque es una época de desconexión temporal de la vida tan cotidiana en la que estamos inmersos. También son una época de confusión porque se vive de manera distinta e incluso te comportas de manera distinta, los amores de verano son típicos de la época de vacaciones, el calor, las hormonas, la ropa ligera nos hace actuar de una manera bastante rara.

Mis Vacaciones ideales serian una casa junto a la mar, sol, playa, chiringuito con el zumo correspondiente, marisco y pescadito frito por doquier, la morenaza de curvas generosas siempre en tanga, je, je, bañarse en la mar a la luz de la Luna, despertarse en la terraza con una brisa de mar y por supuesto un portátil con conexión wi-fi para que os cuente vía blog como me va la vida.

Y tus Vacaciones, ¿cómo serían? Cuéntamelo.

Entradas más visitadas.

La Navidad.

Animales y mascotas.

Año Nuevo, ¿Vida Nueva?

Supersticiones.

ELLA.

VIOLENCIA.

Enfermedad.

El tiempo.

La amistad.

Observando las estrellas.