Deformación profesional.

La deformación profesional es el proceso por el cual una persona, cualquier persona, tiende a ver y a enfocar el mundo desde el punto de vista de la profesión que ejerce perdiendo de esta forma una perspectiva más amplia.  Los objetos normales, corrientes y cotidianos se observan como si fueran parte de nuestra vida laboral, los comportamientos humanos e incluso las personas tendemos a etiquetarlas como ciertos enseres de nuestra labor diaria. Tranquilos, la deformación profesional es un comportamiento que afecta a todo ser humano, incluido el que escribe esta entrada, porque no sé si os habéis dado cuenta que yo también soy un ser humano, hecha esta aclaración podemos continuar.

Este proceso sucede a mi entender cuando la vida de una persona se vuelca demasiado en el trabajo o la profesión que se tenga sea cual sea no dejando sitio para nada más. Los factores pueden ser muchos pero principalmente se encuentra una obsesión casi compulsiva por el trabajo lo que nos lleva a trabajar demasiadas horas en el curro y a estar todo el día pensado en ello, lo que se denomina trabajo full-time, a tiempo completo. La deformación profesional no es mala per se, el problema es como todas las cosas, llevarlas al extremo. Pensar que tu profesión es tu vida, como algunos dicen por ahí, me parece que no es una buena elección de vida ya que la vida es un concepto mucho más amplio que un simple trabajo.

Otro enfoque de la deformación profesional es la perdida de ese gusto contemplativo que todo ser humano posee cuando se trata de la profesión que desempeña o cuando se tiene que ejercer alguna clase de crítica sobre una profesión determinada, por poner unos ejemplos, ¿un músico hasta que punto disfruta de la música de los demás? Y todas las demás profesiones por igual, ¿un entrenador de fútbol cuando disfruta de un partido? ¿Un peluquero está por la calle analizando el peinado de los demás? En fin, la lista puede ser interminable.

Los que me siguen habitualmente saben porque reflexiono sobre éstas y otras cosas, los que no les comento que como siempre ahora viene el asunto personal por el que hago esta entrada. Evidentemente todos hasta cierta medida tenemos nuestra deformación profesional, la estrella del árbol de navidad puede ser una enana amarilla, las bolas del árbol pueden ser planetas que giran alrededor de esa estrella, verter dos huevos y batirlos pueden ser dos agujeros negros que se fusionan y que son captados por el LIGO, cierta imagen de un vídeo clip de música puede ser un cúmulo globular estelar.... ¡que alguien me pare! Cuando visito ciertos blogs me fijo en la forma del blog, ortografía, estructura de párrafos, imágenes y demás, lo que me hace perder el disfrute de la lectura de ese blog, desconozco hasta que punto es crítica o aprendizaje de otros sitios puede que sean ambas cosas.

Todo ésto sin ser grave me indica cierta inclinación de mi mente a asociar ciertas cosas conforme a mis nuevas tendencias laborales y ciertas situaciones personales. La solución es sencilla, dedicarse menos tiempo a todo ésto y ampliarme la vida con otros objetivos, la vida es mucho más grande que todo lo que yo hago aunque por otra parte me tengo que dedicar a algo para ganarme la vida. Espero que de aquí en adelante las cosas las observe con ese ojo objetivo que creo tener, todavía no he llegado a ciertos extremos muy graves de creer ver alienígenas por la calle pero observando bien a ciertas personas la verdad uno no sabe qué creer. En fin, como dijo aquel, es lo que hay.

¿Cuál es vuestra deformación profesional? ¿Sufrís de ello? Cuéntame, sabes que te espero.

Lo más visto en 30 días.

Sosiego, serenidad, quietud.

Fiestas.

Sobre el matrimonio y un modesto homenaje.

Sustos.

De vecinos y escaleras.

¡Música maestro!

Éxito vs fracaso.

El destino.

Pasado de moda.

Ampliando horizontes.