Zumbados y locos de atar.

Fuente.

Es algo que he estado observando desde hace bastante tiempo, cada día abundan más las personas que no están en su sano juicio y además van a peor, todo lo que no mejora empeora e irá cada vez más a peor, añado yo. Por poner varios ejemplos, hace pocos días me puse en la cola del supermercado para pasar por caja cuando una señora se me puso detrás mio, hasta ahí ningún problema pero de repente me empezó a hablar como si nos conociéramos de toda la vida. Pude observarla cierto tembleque en el cuerpo acompañada de unos ojos redondos y saltones típicos de las personas que no están en sus cabales, comentar que no entendí ninguna cosa de la que decía es una perogrullada. Naturalmente no la hice ni caso, la di la espalda y siguió con su charla no sé muy bien con quién. Cuando llegó mi turno y la cajera empezó a marcar la compra con el lector, me miraba con una cara de circunstancias como diciendo que menuda la que nos ha tocado, vamos que ya conocía a la señora.

Otro día, por seguir con el asunto, estaba tranquilamente tomando el café matinal donde siempre y se puso al lado un hombre que pidió una cerveza, no hice ni el más mínimo gesto y empezó a hablarme sin que pudiese entender nada de nada, le miré como él que mira un loco y seguí a lo mio. La camarera cortó enseguida el asunto llamando la atención al personaje pero fue en vano ahí siguió con su plática, como dice la canción cada loco con su tema. Cada día que pasa abundan más estos comportamientos, no se trata de personas drogadas o alcoholizadas, son personas normales que por algún cúmulo de circunstancias han perdido el norte en algún momento y no han conseguido recuperarlo, incluso se dan casos de gente muy joven.

No solo se trata de los comportamientos más básicos que se puedan tener como educación, buenos modales, conducta apropiada en el lugar o cosas por el estilo, se trata de comportamientos fuera de lugar que no tienen ningún sentido realizado por personas que antaño se podía decir que eran normales o por lo menos éso creía. Ciertos gestos, andares, muecas indican que la persona en cuestión no anda demasiado bien amueblada de la chota. Llegado a este punto también me pregunto qué es lo normal hoy en día ya que tenemos un despiste bastante generalizado sobre lo qué es normal o lo qué es la norma. Otro de los motivos de ésta visión tan particular quizás tenga que ver con uno mismo ya que no veo a las personas ni a sus comportamientos de la misma manera, uno tiene ya una experiencia vital bastante diversa y aunque no es necesario el viajar por todo el mundo y conocer muchas culturas he conocido a mucha clase de gente y creo que puedo llegar aunque solo sea a intuir quién está bien de la testa y quién no.

Aun así, viéndolo desde el otro lado, ¿no será qué el loco soy yo? ¿A vosotros qué os parece?

Lo más visto del mes.

El hombre y sus circunstancias.

Mi primer soneto.

Poemando que es gerundio.

La justicia.

Se nos fastidió el día.

Estudiando poesía.

Solo era una sombra.

Amar, querer, enamorarse.

Modales.

Redes sociales.