Entradas

Última entrada.

Ser friqui está de moda.

Imagen
El friqui, esa persona pintoresca y extravagante que practica una afición cualquiera hasta una obsesión cuasi compulsiva, en algunos casos llega incluso a ocupar su vida entera llegando a ser su afición friqui todo su ser. El friquismo es un fenómeno que creemos que es reciente pero que no es así, lo que pasa es que las redes sociales e Internet, la madre de todos los friquis, hacen de tremendo altavoz a estas personas poniéndolas en la palestra de las mayores excentricidades y extravagancias a las que uno pueda llegar a ver. Digo que no es un fenómeno reciente porque hace poco estuve viendo un documental por televisión que hablaba de la Atlántida. Brevemente para él que no lo sepa <<La Atlántida>> no es una novela, se trata de unos diálogos escritos por el filósofo griego Platón que hacen referencia a una civilización cultural, social y militarmente avanzada para la época situada en un continente más allá de las Torres de Hércules, el estrecho de Gibraltar, hace unos 5.0…

Ofensas y perdones.

Imagen
Perdonar es el acto por el cual se redime la ofensa o acto ofensivo que una persona realiza sobre otra, ahora bien, ¿se puede perdonar todo? ¿Se puede perdonar a todo el mundo? ¿Las ofensas son las mismas o varían dependiendo quién las haga? Hay muchas teorías sobre el perdón, desde las religiosas <<Perdona a tu hermano 70 veces 7>>, hasta la filosóficas <<Perdonar te hace mejor persona>>, lo que ocurre con el perdón es que no se valora la clase de ofensa que se hace. El perdón es un acto genérico que te vale para un roto como para un descosido, se puede perdonar desde un insulto hasta un acto vil y rastrero. Lo que nos olvidamos cuando pedimos perdón es que a la persona ofendida le queda esa herida en el alma por la ofensa recibida y además pretendemos que nos perdone lo que me lleva a la reflexión de que el perdón es un acto doble pedir perdón y que seamos perdonados.
En mi opinión, humilde donde las halla, pedir perdón es un acto de humanidad y también de g…

Con el piloto automático.

Muchas veces y sin darnos cuenta funcionamos de una manera mecánica, andamos por la calle sin ser muy conscientes por donde paseamos, vemos sin ver, funcionamos de una manera cuasi robótica. Los más pedantes dirán que lo que nos hace funcionar en gran medida es el subconsciente que aunque no nos lo creamos maneja más resortes en nuestro cerebro que la parte consciente, sí, yo también soy bastante pedante, yo prefiero definirlo como funcionar con el piloto automático como lo hacen los aviones y otras clases de máquinas.
Me he percatado de ello porque cuando comparto en redes sociales no me fijo si han cambiado el logotipo de la comunidad o grupo, el color, si alguien ha añadido una categoría nueva o si hay moderadores nuevos, cuelgo lo que tengo que colgar y ¡hasta luego Lucas! Muchas de las notificaciones que me llegan las hecho un simple vistazo por encima sin percatarme del mensaje que me ofrece, después alguien me avisa que han hecho un comentario en una de mis publicaciones o que…

Ampliando horizontes.

Imagen
Siempre hay que intentar ampliar el alcance de cada uno, saber que el horizonte solo es una línea que se puede alcanzar y rebasar es algo que todos deberíamos de saber. Cuando se crece profesionalmente no hay que conformarse y/o acomodarse por los logros obtenidos sean pocos o muchos siempre hay que dar un paso más allá. Hay que ser ambicioso pero sin pasarse en exceso,cada cosa debe de llegar a su tiempo y aspirar a lo que verdaderamente cada uno pueda lograr. Hay que evolucionar o desaparecer ya que los que vienen por detrás te pueden rebasar y en este mundo de Internet las personas te olvidan con mucha facilidad, ejemplos podemos encontrar en muchos lugares y profesiones. Esta pequeña reflexión como siempre me sirve de enganche para continuar con mi quehacer personal.

Para el que no lo sepa sigo recibiendo notificaciones de invitaciones a grupos y comunidades en distintas redes sociales que ahora y por experiencia estudio con sumo cuidado, ya no estoy en esa época inicial donde me…

Recalculando o el espíritu de la improvisación.

Imagen
Recalcular es el proceso mediante el cual una persona vuelve a hacer cálculos sobre unos cálculos ya hechos o sobre un plan ya pre establecido. También se recalcula cuando no haces ni puñetero caso al navegador de tu coche, <<Salida a 100 metros a la derecha>> te dice el navegador con esa voz robotizada tan característica, si te pasas de la salida te constesta <<Recalculando... recalculando ... >>, de ahí que halla escogido esa palabra para esta entrada. Sí, también tienes razón, se puede recalcular con la calculadora aunque para lo que nos pasa en la vida no es necesario este artilugio, por cierto, la palabra no está en el diccionario de la Real Academia de la Lengua Española, curioso verdad.
Es un hecho que siempre hacemos planes para mañana desde los más cotidianos hasta los más inusuales pero está claro que la vida es una caja de sorpresas o de bombones como dijo <<Forrest Gump>> en su magnífica película del mismo título, no sabes cual te va a …

Deformación profesional.

La deformación profesional es el proceso por el cual una persona, cualquier persona, tiende a ver y a enfocar el mundo desde el punto de vista de la profesión que ejerce perdiendo de esta forma una perspectiva más amplia.  Los objetos normales, corrientes y cotidianos se observan como si fueran parte de nuestra vida laboral, los comportamientos humanos e incluso las personas tendemos a etiquetarlas como ciertos enseres de nuestra labor diaria. Tranquilos, la deformación profesional es un comportamiento que afecta a todo ser humano, incluido el que escribe esta entrada, porque no sé si os habéis dado cuenta que yo también soy un ser humano, hecha esta aclaración podemos continuar.
Este proceso sucede a mi entender cuando la vida de una persona se vuelca demasiado en el trabajo o la profesión que se tenga sea cual sea no dejando sitio para nada más. Los factores pueden ser muchos pero principalmente se encuentra una obsesión casi compulsiva por el trabajo lo que nos lleva a trabajar de…

Relaciones, recuerdos y reencuentros.

Imagen
Uno ya va entrando en años y ha conocido a muchas personas por circunstancias de la vida, estudios, trabajo, vacaciones y otras motivos aleatorios. Las relaciones que tenemos con los demás nos pueden dejar marcados para una larga temporada o para toda la vida, depende de la relación y de la intensidad de esa relación, la duración no influye para nada, lo tengo comprobado. Uno no se acuerda de todas las personas que ha conocido a lo largo de los años, es imposible, más aún teniendo en cuenta que todos cambiamos de físico y que nuestra memoria nos engaña con los recuerdos, solo hay que volver a ver una película que hacía mucho tiempo que no veías para darte cuenta que no guardamos en la memoria las cosas tal y como suceden.
Cuando me reencuentro con alguien de mi pasado me vienen a la memoria aquellas épocas en la que compartía mi vida con esa persona, no me refiero solo a relaciones amorosas, la vida de un ser humano es bastante más que amor y sexo. La intensidad del recuerdo, emoción…