VIOLENCIA.

Sí, VIOLENCIA con mayúsculas y sin el artículo, se que es un tema peliagudo pero lo que está ocurriendo a mi alrededor no me gusta demasiado. Existen muchas clases de violencia, verbal, física, sexual, psicológica incluso la pobreza es una forma de violencia, Ghandi dixit . Vivimos una época bastante peligrosa, la forma de hablar y actuar de la gente denota mucha agresividad, mucha soberbia quizás demasiada para mi gusto. No me refiero solo a la violencia que se genera en guerras o actos delictivos que por supuesto llevan unas connotaciones muy grandes de agresividad, me refiero al día a día de la calle, la falta de educación o de cortesía denota un grado muy grande de desprecio y falta de humanidad que cala poco a poco en la gente.

He comentado brevemente los tipos de violencia que hay, también existen muchos otros pero los anteriormente mencionados son los más habituales. El ámbito donde se ejerce esa violencia también puede ser muy amplio, el hogar, el trabajo, centros de enseñanza, la calle y se ejerce contra cualquier clase de persona sea de la clase social que sea y del sexo que sea, la violencia se ejerce siempre sobre el más débil o el más desamparado. Poner etiquetas a distintas clases de violencia me parece exagerado es todo lo mismo da igual quien la ejerza y en que ámbito.

Todo esto viene porque lo que he visto por la televisión me ha escandalizado bastante. Adolescentes agrediendo sin ton ni son a otros adolescentes de su edad, en algunos casos dándoles auténticas palizas y por supuesto grabándolo todo y colgándolo en Internet. Por lo que se observa estos grupos de adolescentes, da igual el sexo, aprovechándose de su número acorralan a un solo adolescente, da igual el sexo también, agrediendo a esa persona sola, patadas, puñetazos, salivazos y en algunos casos jactándose de ello, éste es el clásico modus operandi. Las imágenes que observé se grabaron con móvil y con cámaras de seguridad, en la última semana han mostrado cuatro vídeos de estas agresiones todas ellas diferentes. Esto no existía cuando yo era adolescente nunca jamás llegué a verlo ni presenciarlo, tampoco me enteré de este tipo de situaciones de entre mis allegados, cuando te enterabas de algo se producía en barrios marginales y con gente marginal, lo presenciado por mi en la televisión no se puede catalogar de adolescentes marginales ni en barrios marginales. Por cierto, estas personas son nuestro futuro, si hacen ésto ya veremos que futuro nos espera.

La violencia que se genera por Internet también es digna de mención. Recientemente ha fallecido en España una modelo cuya homosexualidad era reconocida y sabida, a los tuits que ha habido de luto por ella también se han sumado los insultos y menosprecios de personas atacando la inclinación sexual de dicha modelo, ocurre lo mismo contra los anti taurinos, pro taurinos, políticos, deportistas. religiones, inmigrantes, la lista es muy grande también no importa la clase de red ni el medio que se utilice, puede ser visual, escrito, oral. La lista de menosprecios e insultos a distintas personas es interminable da igual quién sea y de dónde venga, el caso es insultar aprovechando la impunidad y el anonimato que concede la red de redes también las justificaciones de dichas acciones realizadas por personas populares o conocidas salen a la palestra. Esto último que comento si que es verdaderamente peligroso, justificar todo esto de la manera que sea fomenta más el uso de esa violencia produciéndose una espiral difícilmente controlable.

La violencia genera violencia, es algo conocido y sabido por todos de hecho puede llegar a ocasionar la muerte de personas. No me refiero a situaciones extremas como las guerras, terrorismo, crimen organizado o similares, está claro que con estos últimos no queda otro remedio que actuar de la misma forma, me refiero a todos esos actos cotidianos y a esas opiniones que se realizan en Internet. Todo esto es un arma arrojadiza que se puede volver contra la persona que ha realizado dichos comentarios y fomentar una situación de peligro que no nos lleve a buen puerto.

La solución desde luego es difícil y compleja, la violencia siempre a estado relacionada al ser humano desde los tiempos de Caín y Abel. Se hablará siempre de la educación que damos a nuestros hijos y de lo que enseñamos a ellos en nuestros hogares, creo que esto es fundamental, después viene lo que mostramos en televisión, cine y demás. El ambiente y la cultura como siempre influyen en todo ésto, tengamos cuidado nosotros con todo ésto podemos ser los siguientes. Por cierto, no dejarse llevar por la violencia o no ejercer de violento no quiere decir que seas un borreguito simplemente es una forma de vivir.

Saludos y hasta la siguiente.

Entradas más visitadas.

La Navidad.

Supersticiones.

Año Nuevo, ¿Vida Nueva?

Animales y mascotas.

Ilusión, trabajo, cansancio.

ELLA.

Enfermedad.

La amistad.

El tiempo.